Roberto Arlt: variaciones sobre el hombre

Roberto-Arlt
 
En el mundo creado por el escritor argentino Roberto Arlt, abundan las reflexiones filosóficas. Tiene razón Juan José Saer al afirmar que “los personajes de Arlt manipulan la materia humana como los empleados de laboratorio las propiedades físicas o químicas de los elementos con los que trabajan”.
En la mayoría de los casos, con tono irónico y en clave de humor, Arlt nos mete en un mundo caótico, contradictorio, muchas veces inmoral. Allí nos encontramos con personajes que, en medio de una cotidianidad extraña, reflexionan, discuten, disienten; hacen planes y viven, contra todo, a pesar de todo.
En esta oportunidad compartiremos un fragmento de la novela “Los lanzallamas”. Una conversación en la que el Astrólogo le acerca a Hipólita algunas ideas sobre el sufrimiento del cuerpo del hombre. El pesimismo es una constante en la obra de Arlt, sin embargo para el lector atento no será difícil identificar pequeños soplos de esperanza en la salvación del hombre.

los-lanzallamas-roberto-arlt-segunda-parte-de-los-siete-loco-13689-MLA56319918_9254-O

– Los hombres han perdido la costumbre de mirar las estrellas. Incluso, si se examinan sus vidas, se llega a la conclusión de que viven de dos maneras: unos falseando el conocimiento de la verdad, y otros aplastando la verdad. El primer grupo está compuesto por artistas, intelectuales. El grupo de los que aplastan la verdad lo forman los comerciantes, industriales, militares y políticos. ¿Qué es la verdad?, me dirá usted. La verdad es el Hombre. El Hombre con su cuerpo. Los intelectuales, despreciando el cuerpo han dicho: busquemos la verdad y verdad llaman a especular sobre abstracciones. Se han escrito libros sobre todas las cosas. Incluso sobre la psicología del que mira volar un mosquito. No se ría, que es así. (…)
A su vez comerciantes, militares, industriales, y políticos aplastan la verdad, es decir el cuerpo. En complicidad con ingenieros y médicos han dicho: el hombre duerme ocho horas. Para respirar necesitan tantos metros cúbicos de aire. Para no pudrirse y pudrirnos a nosotros, que sería lo grave, son indispensables tantos metros cuadrados de sol y con ese criterio fabricaron las ciudades. En tanto, el cuerpo sufre. No sé si usted se da cuenta de lo que es el cuerpo. Usted tiene un diente en la boca pero ese diente no existe en realidad para usted, usted sabe que tiene un diente no por mirarlo, mirar no es comprender la existencia. Usted comprende que en su boca existe un diente, porque el diente le proporciona dolor. Bueno, los intelectuales esquivan este dolor del nervio del cuerpo, que la civilización ha puesto al descubierto.
Los artistas dicen este nervio no es la vida, la vida es un hermoso rostro, un bello crepúsculo, una ingeniosa frase. Pero de ningún modo se acercan al dolor. A su vez los ingenieros y los políticos dicen: para que el nervio no duela, son necesarios tantos estrictos metros cuadrados de sol, tantos gramos de mentiras poéticas, de mentiras sociales, de narcóticos psicológicos, de mentiras noveladas, de esperanzas para dentro de un siglo… y el cuerpo, el hombre, la verdad, sufren… sufren porque mediante el aburrimiento tienen la sensación de que existen como el diente podrido existe para nuestra sensibilidad cuando el aire toca el nervio. Para no sufrir habría que olvidarse del cuerpo; y el hombre se olvida del cuerpo cuando su espíritu vive intensamente, cuando su sensibilidad, trabajando fuertemente, hace que vea en su cuerpo la verdad inferior que puede servir a la verdad superior. Aparentemente estaría en contradicción con lo que decía antes, pero no es así. Nuestra civilización se ha particularizado en hacer del cuerpo el fin en vez del medio y tanto lo han hecho fin que el hombre siente su cuerpo y el dolor de su cuerpo que es el aburrimiento.
El remedio que ofrecen los intelectuales, el conocimiento, es estúpido. Si usted conociera ahora todos los secretos de la mecánica, de la ingeriría o de la química no sería un adarme más feliz de lo que es ahora. Porque esas ciencias no son las verdades de nuestro cuerpo, nuestro cuerpo tiene otras verdades. Es en sí una verdad. Y la verdad, la verdad es el río que corre, la piedra la cae….El postulado de Newton es la mentira. Aunque fuera verdad, ponga que el postulado de Newton es verdad, el postulado no es la piedra. Esa diferencia entre el objeto y la definición es la que hace inútil para nuestra vida las verdades y las mentiras de la ciencia ¿me comprende usted?
-Sí… lo comprendo perfectamente. Usted lo quiere es ir hacia la revolución. Usted indirectamente me está diciendo ¿Quiere ayudarme a hacer la revolución? Y para evitar entrar de lleno subdivide el tema.
El astrologo se echó a reír.
-Tiene usted razón. Es una gran mujer.

Anuncios

Acerca de mariavictoriaponce7

María Victoria Ponce nació en Azul, Provincia de Buenos Aires, Argentina, en el año 1987. Se graduó en Derecho en la Universidad Nacional de La Plata. Posteriormente cursó la carrera de Letras en la Universidad de Buenos Aires, y participó del taller de escritura que dirige el escritor Alberto Laiseca. Sus textos y cuentos han sido publicados en revistas culturales y medios digitales de Buenos Aires, como Revista El otro, Cosecha Roja y Plaza de Mayo, ha participado en diversos ciclos de poesía, lectura y arte. Durante el año 2014 junto al músico Josué Geredus, y a la actriz Belén Orozco, creó la obra “La boca” con texto de su autoría. La misma fue presentada en bares y centros culturales de la ciudad. En junio de 2015 publicó su primer libro de cuentos "Cruzar la calle". Actualmente se encuentra trabajando en la edición de su primer libro de poemas “El balcón y el árbol”.
Esta entrada fue publicada en Roberto Arlt: variaciones sobre el hombre y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s